Te damos la bienvenida al maravilloso mundo del random

¿Ya viste estos?

  • Vacunas… ¿qué pasaría si?Vacunas… ¿qué pasaría si?
    Muchas cosas se hablan en relación a este tema. Pero, ¿son malas las vacunas? ¿Producen autismo? ¿Cómo actúan? ¿Por qué …
  • #dPyP: el ADN del blog#dPyP: el ADN del blog
    Éste es nuestro primer post y con algo tenemos que romper el hielo. No sabíamos con qué, pero después de …
  • Y… es simpáticoY… es simpático
    Absolutamente todos pasamos por situaciones similares pero, ¿alguna vez te preguntaste qué es el sistema simpático? ¿Qué pasa cuando me …
  • A buen bebedor, pocas resacasA buen bebedor, pocas resacas
    El alcohol es la droga más consumida y la más socialmente aceptada, pero ¿qué pasa cuando nos vamos de copas …
  • Pizza de HongosPizza de Hongos
    ¿Qué son los hongos? ¿Cómo funcionan los hongos mágicos? ¿Por qué la pizza no me levó? ¿Por qué algunos están …
Evidencias basadas en la medicina

Mamá, yo no soy un ovejero alemán

¿Por qué confundimos tan fácilmente los nombres de nuestros seres queridos? ¿De verdad mi mamá me confunde con uno de los perros? (Eviten chistes fáciles). ¿Qué hace que sea solo con ellos, y no confundamos por ejemplo, sustantivos comunes? Por favor, si estás enamorado de 4 babies, tené mucho mucho cuidado de no mandártela.

“La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla.”

-Refrán

Vamos a hablar un poquito de algo con lo que crecí, algo que padecí y sigo padeciendo, y si vos tenés al menos un hermano y/o mascota, probablemente también. ¿Cuántas veces en pleno arranque de ira y siendo “cagado a pedos”, tu mamá/papá/tutor nombró a todos los demás integrantes de la casa antes que a vos? Agradezco que somos 3 hermanas no más, no sé cómo será la vida de una familia más numerosa… “Berni… Cati. Eh, Charo!”. Mamá, yo nunca te confundí. Así quedamos.

Aunque ahora que lo pienso, suelo a veces pifiar entre mis amigos y decirle Meri a Noe, o Fede a Juan. Y ¿Quién no le dijo mamá a su maestra en la primaria alguna vez y así se hundió en su propio pozo de vergüenza extrema? El que esté libre de confusiones, que tire la primera piedra.

Cansada de la larga espera que la enumeración de personas/animales conlleva, porque para colmo tenemos todos nombre y apellido compuesto en casa, mascotas incluidas, decidí investigar un poco y resulta que encontré un trabajo de investigación al respecto, un “paper”.

En la Duke University, un grupo de investigadores estudió este fenómeno, encuestando alrededor de 1700 personas. ¿Qué es lo que encontraron? Primero hablemos un poquito de la memoria.


El cerebro, el jefe, es el encargado de que cuando alguien nos dice su nombre, nos acordemos (ponele). Recordamos a amigos del jardín que hace años que no vemos, y eso es gracias a la memoria. La memoria es la capacidad de codificar (transformar un estímulo en representación mental), almacenar (que algo te quede) y recuperar información (poder recordar algo, voluntariamente o no). Es eso que nos falla cuando vamos al súper sin la lista. Somos quienes somos gracias a lo que aprendemos y recordamos, porque sin memoria sería imposible tener identidad.

“La memoria es el diario que todos llevamos con nosotros”.

Oscar Wilde

La investigación neuropsicológica demuestra que la memoria no es unitaria, si no que comprende distintos sectores y sistemas en el cerebro que se relacionan entre sí, y el mayor problema de este arma que tenemos es que no siempre funciona como quisiéramos. Te sabés la letra del tema del verano y lo escuchaste 2 veces pero rendís mañana y ni el título del capítulo uno tenés. Los científicos aún se encuentran cartografiando el cerebro y hasta ahora no pueden ubicar un lugar concreto donde asentar la memoria, pero se ha descubierto la participación de la corteza cerebral y el sistema límbico, entre otros.
Dos psicólogos llamados Richard Atkinson y Richard Shiffrin describieron un modelo “multialmacén” y así identificaron 3 tipos de memoria que interactúan constantemente entre sí:

  • Memoria sensorial: Como su nombre lo indica, nos permite reconocer estímulos y registrarlos.
  • Memoria a corto plazo: Guarda información necesaria en el momento preciso. Es limitada y no puede retener más de 7 chunks o trozos de información a la vez. Ahora tenés un motivo válido para no acordarte de los nombres de toda esa gente nueva que conociste en la previa, ni que fuera culpa del alcohol…
  • Memoria a largo plazo: Guarda información de nuestra vida en general y es nuestra base de datos. Todo lo que hay en ella puede ser recuperado y traído a la memoria a corto plazo cuando “recordamos” un evento pasado.

Entonces llega un neuropsicólogo llamado Larry Squire y pide que le banquen la mecha. Él define otro modelo de memoria donde divide la memoria declarativa (saber el nombre de alguien) y la procedimental (saber cómo atarnos los cordones). Así, varios científicos plantearon sus propios modelos de memoria, pero aún todo es una gran incógnita.

Plantearon así también cuál el fallo de la misma, el olvido. Este es la incapacidad de recordar nombres, lugares, fechas, etc. Se produce por errores en el sistema de recuperación o por saturación del mismo. Creemos que elegimos qué olvidamos, pero no es así. El cerebro utiliza el borrado de un acontecimiento como arma de defensa, quiere protegernos de un suceso doloroso, vergonzoso o simplemente algo que no nos es esencial. A veces toma esa decisión por nosotros solo, a veces ayudado por abuso de sustancias, y lo único que podemos hacer es aceptar que no tenemos idea de lo que hicimos de 4 a 7 am en aquel boliche el sábado.

“Si lo recordáramos todo, estaríamos tan enfermos como si no recordásemos nada.”

William James.

Resumen para ansiosos.

Hay otros fallos de la memoria como la hipermnesia, exageración de la facultad de la memoria. Son esas personas que pueden recitar la guía telefónica entera, o códigos larguísimos sin esfuerzo alguno; o la paramnesia, que es llenarse de “falsos recuerdos” y estar convencido de que estos son reales. Estos dos ya son bastante más raros que el olvido, el cual todos sufrimos de vez en cuando.

El olvido puede darse por varias causas como lesión cerebral, represión, falta de procesamiento, contexto inadecuado, etc. Daniel Schacter, psicólogo de la Universidad de Harvard, habla de los siete pecados de la memoria en su libro del mismo nombre y entre ellos menciona el bloqueo, una distorsión que hace que no te puedas acordar del nombre de un conocido que te saluda en la calle. Pero eso no es lo mismo que decirle otro nombre, ese es otro fallo.

Con las bases ya aclaradas, volvamos al estudio de la Duke University. Este trabajo fue publicado en el Memory & Cognition Journal y muy generosamente publicado en la página de la universidad para su acceso gratuito (no estoy en condiciones de adherirme a un journal, muchachos, está cara la vida). Ellos se encargaron de investigar sobre el misnaming o nombre erróneo y el tip-of-the-tongue o TOT, “en la punta de la lengua”, y la relación entre ellos. El objetivo del estudio era demostrar que el misnaming es muy común, establecer el trasfondo de este error y el motivo del mismo.

Realizaron 5 estudios que involucraron 1700 voluntarios aproximadamente, mayormente estudiantes universitarios. Se los encuestó acerca de esta metida de pata tan frecuente, si alguna vez los habían confundido y con quién, y en qué contexto entre otras preguntas. Los resultados fueron muy útiles para mi duda existencial.

Pasa…

Cuando algo en nuestra memoria a corto plazo es profundizado a la memoria a largo plazo, debe ser organizado de cierta forma, y ojalá fuese tan sencillo como aquella película de disney-pixar donde todo eran bolitas de colores (seguramente ni la vieron así que ignoren el comentario). Años de investigación por parte de diversos neuropsicólogos apuntan a que esta información se almacena en “grupos semánticos”. Por ejemplo los nombres de la gente se organizan en: familia, amigos, compañeros de trabajo, minitahs/flacos, etc. Es como si nuestra memoria a largo plazo fuese un escritorio de computadora y hubiese en él varias carpetas. Se cree entonces, y la Duke University se tomó el tiempo de traernos evidencia, que al organizar así la información, cuando queremos acceder velozmente a un nombre, abrimos esa carpeta y mandamos fruta. Nombramos todo el contenido de la misma para hacer más rápido. Ctrl+C, Ctrl+V y que sea lo que el barba quiera. A veces nos sale bien, a veces nos queremos matar, pero a nuestro cerebro le importa poco y nada.

#Datazo Los perros como mascota son incluidos en el grupo semántico “familia” en la mayoría de los casos, lo que da lugar a que me griten Kaiser de vez en cuando, sin embargo esto no pasa con otras mascotas como gatos, tortugas o hurones. Por algo el perro es el mejor amigo del hombre y no el pez dorado. Se estudió también si había alguna relación entre la confusión y el parecido fonético entre los nombres confundidos, pero no hubo evidencia significativa sobre esto, lo que significa que no porque tu nombre sea parecido al de tu hermano, tenés más chances de ser confundido.
Queda por profundizar entonces la relación entre el estado de ánimo del que comete el error al momento de cometerlo, la relación del error con el multitasking (si lo cometió mientras realizaba otra acción que consumía su atención) y si alguna vez nos van a dejar de confundir entre hermanos, cosa que sabemos nos violenta bastante. Ahora la próxima vez que alguien se te ofenda por decirle otro nombre, podés darle una explicación. Probablemente lo va a anotar en la lista de cosas que le ch…

Por ahora, no hay cura ni tratamiento para el misnaming, y no nos queda otra que fumarnos que nuestros viejos nos confundan, y aceptar que vamos a confundir inevitablemente a nuestros hijos. Por favor no hagan como mi mamá, y pónganle nombres cortos así por lo menos se ahorran un problema.


Bibliografía:
“All my children: The roles of semantic category and phonetic similarity in the misnaming of familiar individuals,” Samantha A. Deffler, Cassidy Fox, Christin M. Ogle and David C. Rubin. Memory & Cognition, April 2016. DOI: 10.3758/s13421-016-0613-z. https://dukespace.lib.duke.edu/dspace/handle/10161/11918
La memoria humana http://assets.mheducation.es/bcv/guide/capitulo/8448180607.pdf
Wikipedia, la enciclopedia libre https://es.wikipedia.org/wiki/Memoria_(proceso)

María del Rosario Marusso Fizzani

Sí, todo eso. Transeúnte de la galaxia. Marcadora por bulerías. Estudiante de medicina de Rosario.

Quizás te guste

Y… es simpático

Y… es simpático

septiembre 13, 2017
El placer de lo cotidiano

El placer de lo cotidiano

agosto 16, 2017

1 Comentario

  1. Micaela

    24th May 2017 - 8:08 pm

    Te banco la mecha ! Me gustó el narrado ! Grosa.

Deja tu comentario <3

Tranqui, tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscribite a #dpyp

×